×

Mensaje de estado

Locating you...

Artículos de opinión

De boca en boca

Columpio

De boca en boca

Es por la tarde, acabas de salir del colegio y te llevan a jugar un rato al parque o a la plaza. ¡¡Por fin!! ¡Cuántas ganas tenías de estar al aire libre! ¿Recuerdas que nada más llegar ya solía haber alguien allí? Ese hecho provocaba en ti una alegría mayúscula, porque era el indicador que permitía que se liberaba tu mano, prisionera de otra más grande, que pertenecía a quien te llevaba hasta ese espacio en el que las mentes y los cuerpos se deshacían de toda la energía acumulada.

Por los pelos

niños jugando Imagen de Sasin Tipchai

Por los pelos

Qué cantidad de recuerdos tenemos de nuestra infancia. Basta con que escuchemos una historia de un niño o una niña en una playa, en un campo, en un parque, o en cualquier otro lugar para que casi al momento nos venga a la mente una lluvia de situaciones divertidas, y otras no tanto, que serían dignas de aparecer en el más conocido libro de “Los cinco”, en un tebeo de “Zipi y Zape”, o en un capítulo de “Verano azul”. 

De tapas

Mirada (Imagen de Anja)

De tapas

Cuando pienso en la manera en la que pasamos por la vida y cómo nos gusta complicarnos… Uf, me asombra que sigamos existiendo como especie. Indecisiones, malas elecciones, despreocupación, exceso de miedo, falta de atrevimiento… Es como un safari en el que el animal y el cazador somos nosotr@s mism@s.

Si se entiende como actitud la disposición de ánimo manifestada de algún modo, deberíamos revisar con más frecuencia enseñanzas de personas como Gandhi: “La vida es como un espejo, te sonríe si lo miras sonriendo”.

La del pulpo

Coronavirus Imagen de Lothar Dieterich

La del pulpo

Menuda faena la de este barco… Y es que esta vez nada tiene que ver con el paro biológico, ni con las tempestades en nuestras costas, ni con la abundante presencia de ejemplares traídos de la costa africana. Ninguna de esas es la razón que hoy nos impide disfrutar, como mandan los cánones, de este molusco marino cefalópodo, dibranquial, octópodo muy voraz y con carne muy preciada, que disfrutamos con o sin cachelos.

Alta Fidelidad

Equipo de música

Alta Fidelidad

Qué gusto da sentarse en el sofá, tumbarse en el coche, incluso ir de pié apretujad@ en el más asqueroso y lúgubre vagón de metro, con varios codos ajenos frente a nosotr@s, mientras escuchamos buena música. Pocas cosas como ella nos hacen desconectar de una manera tal. Aunque ahora que lo pienso… vale, ya sé: las olas del mar, un bonito paisaje desde una altura considerable, hacer el amor… Sí, hay otras cosas con las que también se puede conseguir ese resultado, pero ahora lo que nos toca es dar la nota, musicalmente hablando.

Suscribirse a RSS - Artículos de opinión