Escapadas

×

Mensaje de estado

Locating you...

Trufa seca

Buldog francés con trufa seca

Trufa seca

El perro en muchas ocasiones tiene la trufa seca o incluso agrietada. La trufa húmeda es símbolo de perro feliz y sano, pero no hay que pensar que una trufa seca y agrietada no es de un perro sano.

Durante el día un perro pasa por varios episodios, de sequedad y humedad, el viento, sol, la temperatura corporal, hidratación son factores importantes para que se le reseque o agriete la trufa. Con algunos cuidados podemos evitar que se reseque la trufa.

Si con los cuidados dados al perro, vemos que no regenera, tendremos que llevar a nuestra mascota al veterinario, ya que nos esta avisando que algo pasa o que puede presentar alguna enfermedad.

Los cuidados de la trufa seca y agrietada.

• Limpia la trufa con jabón suave (nunca jabón del nuestro, ya que los perros tienen el PH más bajo que el nuestro) o también con suero fisiológico, y secarla suavemente.
• Aplicar vaselina sobre la trufa agrietada, en poca cantidad, ya que el perro no cesa de lamerse la trufa y si ingiere más vaselina de la cuenta puede tener problemas de estómago y puede tener diarreas. Se puede poner tres veces al día.
• Tenerle agua fresca y cambiársela normalmente para que este siempre fresca y limpia. Y sobre todo si hace calor.
• Evitar que pasen largos momentos espuestos al frío, sol y viento.

Seguir las pautas hasta que la trufa se regenere.

La trufa agrietada es dolorosa para nuestro perro y debemos actuar antes de que pele, escame y pierda pigmentación, porque a parte de dolorosa, se puede volver una trufa agrietada crónica.

La trufa es un buen marcador de que algo no va bien.

Más trucos y consejos en mis redes sociales

La Rosa Negra

Etiquetas: