×

Mensaje de estado

Locating you...

Palo eh

Imagen de Colin Behrens

Palo eh

La creatividad, la iniciativa, la originalidad son dones que aunque pueda parecerlo no vienen regalados. Muchas personas los ansían o los disfrutan y a otras les cansan o no los valoran ¿Entre cuál te encuentras tú? 

Sinceramente, a mí me dan envidia sana. Pero dentro de ser creativ@ hay que contar con el impacto, incluso con la suerte.

Ahora mismo me viene a la mente (No sé si será bueno o no) una canción que estuvo de moda hace 32 años y que cantó Chayanne, con la que alguien hizo una versión escribiendo unos palitos que todavía se comparte a día de hoy ¿La recuerdas? Era algo como: “I I I  I i I E   E E E  I i I E” 

Es el mundialmente conocido “Palo, palo, palo, palo palito palo eh…” (Aunque en la original decía: Palo bonito palo eh) Y estaréis de acuerdo en que seguir escuchando, todavía, algo que parece tan sencillo o tan ridículo tiene mérito. Ideas que dejaron de parecer absurdas o ridículas y que llegaron a conseguir el éxito. Y esto nos lleva nuevamente a ponerle un palo a algo y que triunfe. El caramelo/piruleta, la mopa/fregona… 

¿A dónde quiero llegar? A un lugar que muchas veces tenemos apartado de nosotr@s llamado ¡”Yo puedo”! y que en demasiadas ocasiones suele taparse con el “Paso”, el  “Eso es imposible” o el “No tengo la capacidad suficiente para conseguirlo”

Resistencia, insistencia y persistencia son palabras amigas que están ahí para acompañarnos a tomar un café o una caña cuando necesitemos revalorarnos.

El ganador de un premio Nobel y, lógicamente en otro foro un Oscar, George Bernard Shaw, decía que “La imaginación es el principio de la creación. Imaginas lo que deseas, persigues lo que imaginas y finalmente creas lo que persigues”. Entonces pregunto ¿En cuál de esos puntos nos hemos quedado en la camino para conseguir lo que perseguíamos? ¿Ha sido por decisión propia, por influencias exteriores?

A este año, dos mil veintiuno, se le está llamando “El año de la revancha” y con razón ¡Podremos lograr algo o no, pero al menos debemos intentarlo con todas las fuerzas!

En su momento le sucedió lo mismo a quienes crearon y consolidaron marcas de las que habrás escuchado hablar más de una vez, como Apple, Disney, Amazon, Harley y de casos como el de Michael Jordan, al que con 15 años echaron del equipo de baloncesto del colegio porque no tenía talento. O de Albert Einstein, del que sus profesores pensaban que tenía retraso mental.

 Hay muchas personas que consideramos “famosas” que no empezaron a tener éxito hasta los 40/50 años y ahora, como diría el querido Manquiña, “nadan en la ambulancia”

¿Qué te parecería poner tu nombre en la lista de las personas más ricas del mundo? ¿O entre los premios Nobel y los premios Oscar como hizo Bernard Shaw? ¡En serio, pon tu nombre en la lista que más desees, mira cómo conseguirlo y ve a por ello!
Es muy posible que ahora mismo estés pensando qué tonterías son estas o que son más palabras sin sentido. Por eso, acércate mentalmente a una piscina y mira lo que sucede cuando a esos bebés que están junto al borde, los dejan caer en el agua, en un medio que no, o apenas conocen. Fíjate, enseguida vuelven a flote, nadan, respiran, se mantienen tranquilos dentro de lo que puede ser una adversidad, porque se adaptan inconscientes del peligro.

El pánico, la vergüenza, el qué dirán y el “qué están diciendo” no hacen daño a esos bebés, así que no dejemos que nos lo haga a nosotros.

La escritora islandesa Audur Ava Ólafsdóttir dijo “Si mal no recuerdo, la infancia consistía en conseguir aquello que no se podía conseguir”

Volvamos a ver, sentir y actuar como ellos. Lo de comer, es otro cantar ¡Te deseo una feliz semana para lograr lo que deseas!

Envía un mensaje a graciasgrupocoruna@gmail.com si quieres enviar una consulta, sugerencia, comentario, o con lo que te ha gustado de este artículo.