×

Mensaje de estado

Locating you...

Etapas del celo en una perra

celo en una perra

Etapas del celo en una perra

En el artículo de hoy trataré sobre las etapas del celo en una perra que no esté esterilizada. El primer celo llega con la pubertad en las perras, que es a los seis meses en las razas más pequeñas y 10 meses en las más grandes, con una duración media de 18 días. Si no esterilizas a tu perra, cada 6 meses tu perra entrará otra vez en celo.

Las etapas del celo de la perra son cuatro

Proestro: Durante esta fase es donde se observa la evidencia del celo, el sangrado. Dura unos 6 – 11 días y en esta etapa la perra no aceptará a ningún perro, aunque ellos estén muy interesados. Aunque sea una hormona andante, y los perros la acosen, ella se encargará de rechazarlos mostrándose agresiva, sin embargo, ya irá preparando el terreno orinando pequeñas cantidades de feromonas para ir informando a los machos que se está preparando para aceptarlos a corto plazo. Algo evidente también será el hinchamiento de la vulva. No debes preocuparte porque forma parte de esta etapa. Como digo, orinará con más frecuencia, perderá el apetito y puede que hasta la notes más inquieta de lo habitual. Todo va a depender del animal.

Estro: Esta fase es la que permite la monta y donde se produce la ovulación. Ya no segregará sangrado, pero sí secreción vaginal. La perra seguirá teniendo su vulva hinchada y mantendrá su cola bien levantada para aceptar al macho. Esta fase puede durar entre 5 y 9 días, aunque dependiendo del animal puede durar solo 3 días, o puede durar hasta 21 días. Por eso, es importante no despistarse en este sentido si no se la quiere cruzar. Debes tener en cuenta que la perra puede quedarse preñada de más de un macho, es decir, que en una sola camada, puede perfectamente dar a luz cachorros de dos padres distintos.

Diestro: El signo más evidente es cuando la perra ya empieza de nuevo a rechazar la monta de cualquier perro y su vulva vuelve a su tamaño de siempre. Dura entre 60 y 90 días. Si ha sido preñada, es durante esta fase que se lleva a cabo la gestación, el parto y el periodo de lactancia de sus pequeños. Si no ha sido preñada, hay perras que sufren de embarazos psicológicos: sus mamas se hinchan, hacen nidos en casa, etc. Lo pasan realmente mal, y los embarazos psicológicos se producen en hembras que tienen el instinto muy  acusado. En este sentido, y para evitar este sufrimiento, es recomendable la esterilización.

Anestro: Dura el resto del año, y evidentemente, es una fase de inactividad sexual. No hay interés ninguno de ambos sexos por el otro.

Hay que tener en cuenta que las perras no tienen menopausia. Esto significa que podrán quedar preñadas durante toda su vida, eso sí, hay que tener en cuenta que una perra de más de 7 años ya es una perra de edad y los embarazos a esas edades son más duros y frágiles. Por contra, el embarazo en un primer celo está totalmente desaconsejado, ya que la perra aún está en fase de crecimiento y sus huesos y articulaciones están en pleno desarrollo. Emocional y físicamente no está preparada para un embarazo.

El embarazo de una perra es un periodo muy delicado que debe estar supervisado por un veterinario. Es muy bonito pensar en hacer criar a los perros, sin embargo, hay que ponerse en su lugar: pensar más en la salud de la perra que en tener cachorros, es un esfuerzo físico y emocional para la perra bestial.

Hay que ser responsables y maduros cuando decidimos tener un perro, sobretodo, si es hembra. Insisto en la esterilización como medida preventiva, tanto para la salud de la perra, como para la salud comunitaria (¿cuántos cachorros esperan una oportunidad en los centros de adopción?).

Más trucos y consejos en mis redes sociales

La Rosa Negra

Etiquetas: