×

Mensaje de estado

Locating you...

De tapas

Mirada (Imagen de Anja)

De tapas

Cuando pienso en la manera en la que pasamos por la vida y cómo nos gusta complicarnos… Uf, me asombra que sigamos existiendo como especie. Indecisiones, malas elecciones, despreocupación, exceso de miedo, falta de atrevimiento… Es como un safari en el que el animal y el cazador somos nosotr@s mism@s.

Si se entiende como actitud la disposición de ánimo manifestada de algún modo, deberíamos revisar con más frecuencia enseñanzas de personas como Gandhi: “La vida es como un espejo, te sonríe si lo miras sonriendo”.

Y con una sonrisa dibujada en nuestra linda cara es la mejor manera de recordarnos, por ejemplo, cuando al dar un paseo por diferentes zonas de bares, tascas, garitos, se nos antojaba entrar en alguno y disfrutar de unas ricas tapas, tanto las de nuestra elección como las aportadas por aquellos establecimientos del placer.

Tortilla, callos, mejillones y así miles de sensacionales viandas. Seguramente si piensas en tu preferida, salivas durante un rato largo, porque una buena tapa con buena bebida y buena compañía… Puro gusto.

El mismo gusto le debió dar a Alfonso equis, palito, palito, palito, cuando se encontraba tomando un vino en una venta situada entre Cádiz y San Fernando. Allí le pusieron, sobre la copa, una loncha de jamón para que no entrara nada indebido en tan digno líquido elemento, que pudiera estar volando en el local. Un supuesto hecho real que motivó que Alfonsito pidiera con la siguiente copa una “tapa” igual.

Por eso en este momento álgido, repleto de buenas sensaciones, te pregunto ¿Qué guardas dentro de ti que te cuesta compartir? ¿Qué escondes que te gustaría mostrar? Sabes que tienes cosas magníficas que ofrecer pero lo guardas por miedo, lo ocultas porque en algún momento dolió ser tú mism@. En definitiva… Lo tapas.

Tapas sentimientos, tapas el dolor, tapas la belleza que te hizo ser en algún momento la persona más feliz del mundo.

Y es que por tal lastre servimos en platitos de poco valor pequeñas partes de nuestro ser, por si acaso, para que no vuelvan a ser tragadas, devoradas, engullidas sin más, cuando en realidad tenemos una amplia carta de platos exquisitos, repletos de sabores, apetitosos olores y hermosos colores, que guardamos para nosotr@s mism@s, en el congelador, sin ser conscientes de que los ingredientes que componen tales delicias… también caducan.

Por eso, vuelve a ser tú ¡Fuera con los dimes y diretes! ¡Viva tú! ¡Sé feliz siendo como eres, con todo lo bueno que hay en ti!

Si recuerdas la frase “La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar”, entonces piensa en Triki, el monstruo de las galletas, y parafraseemos juntos la famosa frase que decía Forrest Gump, de la siguiente manera “La vida es como una caja de galletas, me da igual cual me toque porque las voy a comer todas ¡Galletaaaaas!”

Así mismo, sin miedo, con hambre de más, con ganas de ser felices y de ponernos las botas de la satisfacción.

Y para conseguirlo lo primero que tenemos que hacer es querer que se haga realidad. Napoleón Hill daba en el clavo con estas palabras: “El punto de partida de todo logro es el deseo”

Por eso deseo que destapes todo lo precioso que hay en ti y que las tapas que pongas en tu día a día alimenten tu hambre de más, tu apetito de seguir adelante y que vuelvas a ser la primera, la primera persona en tu vida.
…no hay camino, se hace camino al andar. 
 
Envía un mensaje a graciasgrupocoruna@gmail.com si este artículo te ha gustado, quieres enviar una consulta, sugerencia o comentario.