×

Mensaje de estado

Locating you...

Clásicos del cine: Casablanca (1942)

Casablanca

Clásicos del cine: Casablanca (1942)

Durante la II Guerra Mundial, Casablanca era una ciudad a la que llegaban huyendo del nazismo gente de todas partes: llegar era fácil, pero salir era casi imposible, especialmente si el nombre del fugitivo figuraba en las listas de la Gestapo. En este caso, el objetivo de la policía secreta alemana es el líder checo y héroe de la resistencia Victor Laszlo, cuya única esperanza es Rick Blaine, propietario del 'Rick’s Café' y antiguo amante de su mujer, Ilsa. Cuando Ilsa se ofrece a quedarse a cambio de un visado para sacar a Laszlo del país, Rick deberá elegir entre su propia felicidad o el idealismo que rigió su vida en el pasado.

Escena de Casablanca

A medida que pasa el tiempo, el atractivo de "Casablanca" no muestra signos de disminuir. Originalmente concebida como una película propagandística de la II Guerra Mundial, acabó siendo una maravillosa mezcla de romance agridulce, comedia ocurrente e intriga en tiempos de guerra.

Fue una producción no exenta de numerosos problemas como cuando Joseph Breen, miembro del cuerpo de autocensura de la industria hollywoodiense, expresó su oposición a que el personaje del capitán Renault solicitara favores sexuales a cambio de visados y a que los personajes de Rick e Ilsa hubieran dormido juntos en París. Ambos puntos, de todos modos, permanecieron de manera implícita en la versión final.

Como curiosidad comentar que la estatura de la actriz Ingrid Bergman causó también algún problemilla, ya que Bergman sobrepasaba por casi cinco centímetros a Bogart, por lo que el director Michael Curtiz tuvo que elevar al actor sobre ladrillos o sentarlo sobre cojines en las escenas en las que aparecían juntos.

Escena de Casablanca

A pesar de todo la película ha mantenido su popularidad con el paso del tiempo mientras que el recuerdo de otras películas famosas de esa década se ha ido desvaneciendo. Esta perdurabilidad se debe además del impecable trabajo del director Michael Curtiz y todo el reparto que intervino en la misma, en parte también a la exaltación que hace de los valores tradicionales: El deber debe estar antes que el amor, y los sacrificios individuales por una causa justa son una necesidad.

Mi nota es 9/10.

CINE-MANÍA

Atlántico Vídeoclub

Francisco Catoira, 18 (Os Mallos)

(+34) 981 23 95 13 

Atlántico Video